Cosecha - Néctar de Arándano Salvaje

El Vaccinium Myrtillus, crece sobretodo en la parte norte del hemisferio norte, pudiendo sin embargo extenderse a zonas un poco más al sur, sobretodo en altitud en zonas de montaña. Más al norte, donde el calor estival y la radiación solar son menos intensos, puede crecer tanto en bosques, como en claros y desmontes amplios, sin árboles ó con baja densidad arbórea.

Los arándanos utilizados en Betulum – Néctar de arándano salvaje son exclusivamente de la especie Vaccinium Myrtilus, siendo cosechados a mano en zonas seleccionadas de bosque, en varias decenas de miles de hectáreas, recogiéndose al largo de la estación de cosecha las frutas que se presentan en buen estado, con un grado de maturación adecuado.

La maturación de los arándanos salvajes, bajo la protección creada por los árboles del bosque, es más lenta que en zonas amplias sin árboles, debido a una temperatura diurna más baja, e a una radiación solar menos intensa. Tal hace que los arándanos presenten un sabor más exquisito, presentando también un contenido más bajo en azucares.

Los arándanos utilizados en Betulum son cosechados generalmente entre finales de Julio e finales de Agosto, temporada en la que es posible encontrar frutas en un estado de maturación ideal.

La especie Myrtillus presenta varias características que la hacen distinta de otras especies del género Vaccinium, que producen frutos azules en forma de baya. Es un arbusto rastrero que al largo de los años va creciendo despacio en superficie, con tallos delgados y raíces poco profundas. Presenta una producción de fruta con bayas aisladas, puntualmente agrupadas dos a dos. Son bayas de pequeña dimensión, con al redor de 0,3-0,4 g/baya, de color azul oscuro a negro y con pulpa de intenso color rojo. 

 

La cosecha de los frutos del Vaccinium Myrtilus es bastante más morosa que la de otras especies de bayas, por el carácter rastrero de la especie, por su presentación con frutos aislados, e por sensibilidad de estas plantas de pequeño porte à la utilización de “peines” de cosecha, que pueden dañar sus ramas y sus raíces. Una morosa cosecha manual asegura una sustentabilidad de las zonas de estos arbustos, que no solamente constituyen un alimento para consumo humano, pero son también una fuente de nutrientes importante para los animales que habitan el bosque, providenciándoles una preciosa reserva nutricional que les permita sobrevivir a los rigores del invierno. 

Las bayas son cosechadas preferentemente en las primeras horas del día, cuando se encuentran más frescas, dando entrada en las instalaciones de procesamiento rápidamente tras su cosecha.

Betulum – Néctar de Arándano salvaje, con el máximo respecto por la naturaleza, es producido con el más requintado de los arándanos (el verdadero Myrtillus) en términos de sabor e propiedades nutricionales, nacido y creado en un ambiente forestal puro, certificado ecológicamente, bien como a su cosecha cuidada.