Uso histórico del Néctar de Arándano

Similarmente a variadas especies de animales salvajes, es presumible que el consumo de arándanos salvajes (vaccinium myrtillus) por el Hombre sea muy antiguo y nos pueda llevar hasta los tiempos pre-históricos. Este hecho se ha comprobado con descubiertas en diversos locales arqueológicos. En Tirol, en un cuerpo humano de la Edad del Hielo, encontrado en el 1991, se identificó la existencia de polen del género “vaccinium” en el tracto digestivo.

La primera utilización conocida de los arándanos salvajes, en términos de salud, nos lleva hasta al siglo XIII, cuando la médica y abadesa Benedictina Sta. Hildegarda de Bingen a ella se refería.

Las referencias siguientes sobre la utilización de los “myrtillus”, relacionada con su valor para la salud, datan del inicio del siglo XVI, cuando herbolarios alemanes reclamaban su eficacia para el tratamiento de piedras en la vejiga, así como problemas de los pulmones y del hígado. En la primera mitad del siglo XVII el fruto del “myrtillus” fue incluido en la primera edición de la Farmacopea de Ámsterdam. Se encuentran también referencias a varias utilizaciones tradicionales, aún antes del siglo XVI, para tratar diarreas, hemorroides, inflamaciones gastrointestinales y problemas urinarios.

Durante la 2ª Guerra Mundial, los pilotos aviadores británicos reportaron que después de ingerir mermelada de arándano su visión nocturna mejoraba significativamente. Después de esto, durante la segunda mitad del siglo XX, se han ejecutado diversos estudios de investigación sobre la composición e las propiedades para la salud de los arándanos salvajes, a saber, relacionados con su poder antioxidante, y con os sus efectos en los ojos, la sangre y el sistema cardiovascular. Se ha descubierto que muchas de las propiedades de los arándanos salvajes en términos de salud están conectadas con su alto contenido en antocianinas (el más alto entre las especies del género vaccinium) y también con otros flavonoides e fenoles.

 

Recientemente, debido a sus propiedades sanas, los arándanos salvajes están también disponibles secos, en polvo, en extractos ó como zumo de extracción directa. Sin embargo, cuando se dispone de fruta de primera elección, porque perder el fantástico sabor de la fruta fresca salvaje, “envasado” con el equilibrio de todos sus nutrientes originales?

BETULUM - Néctar de Arándano Salvaje, la pureza del bosque envasada en una botella.